INICIO DEL BLOG

Conoce la metodología de lean start up y por qué es una buena idea implementarla para abrir o robustecer una empresa.

Desde hace más de una década, Eric Ries nos presentó su libro El método Lean Startup, con un objetivo principal: que las empresas dejaran de gastar tiempo y dinero, igual de valioso y clave para la supervivencia de una startup, en proyectos que no funcionarían. 

Si bien, el concepto principal nos lleva a la idea de la innovación, el pivoteo de productos beta y la iteración de ese producto o servicio con el objetivo de crear ese Producto Mínimo Viable que pueda servir para la mayoría de sus usuarios finales, también nos refiere a ligereza de dicha operación o en otras palabras una empresa liviana. 

Uno de los problemas que las empresas grandes tienen es su peso. Mientras más personas son parte de la organización, los procesos son más complicados, caros y la innovación queda en un plano prácticamente inalcanzable. Están concentradas en la operación diaria, en llegar a metas y en ejecutar la estrategia general. Hacer un cambio en su producto o servicio tomará meses, sino años, en concretarse. 

Las empresas livianas, por el contrario, están listas para ese cambio de forma inmediata. Y en realidad, poco tiene que ver el tamaño de la organización. Una empresa que factura millones de dólares puede seguir el método lean, que tiene como premisa principal escuchar a su cliente y ofrecerle lo que realmente necesita. 

La forma de hacerlo, además de una buena leída al libro de Ries, es con el establecimiento de procesos, investigación de mercado, pivoteo de ideas e innovación como parte del ADN de la empresa. Y ser innovador no significa solamente ofrecer ese producto que nadie ha inventado, sino ofrecerlo de la forma en que realmente cubra las necesidades de tus clientes. 

El uso de la tecnología te permitirá cortar esa “grasa” que le sobra a tu empresa para convertirla en liviana. Por ejemplo, una plataforma de manejo de tareas reducirá el tiempo de reuniones del equipo y les dará más tiempo de trabajar en lo que realmente importa, mientras que su líder tendrá un panorama global de las tareas y avances. Lo mismo sucede en los departamentos de ventas, servicio al cliente y hasta de contabilidad, con servicios como los de Listo. 

Date el tiempo de revisar los números de tu empresa, conoce sus dolencias y sus áreas de oportunidad y súmate a la metodología lean para hacer más cosas con menos recursos y que, de esa forma, puedas dedicarle a tus clientes el tiempo que se merecen. 

Áreas que puedes automatizar dentro de tu empresa

Aligera la carga de tu equipo y automatiza procesos en algunas de las áreas operativas de tu empresa.  Todos los dueños de empresa quieren ver …

prepara tu cierre fiscal y empieza a explorar tu estrategia contable

Prepara tu cierre fiscal

Aunque la declaración anual para las empresas es hasta marzo, es buen momento para preparar tu cierre fiscal y adelantes para disfrutar del fin de …