INICIO DEL BLOG

Conoce todas las ventajas que tendrá tu empresa al ofrecer prestaciones, tanto las obligatorias como las que podrías dar a tus colaboradores.

Una vez que tu empresa es formal, es decir, que estás dado de alta ante las autoridades correspondientes, por ejemplo la fiscal y ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), tienes ciertas obligaciones hacia tus trabajadores.

Además de reportar su salario y pagar sus impuestos correspondientes, que deberás retener cada periodo de pago, también estás obligado a brindarles seguridad social y, por lo tanto, a otorgarles prestaciones. 

Estas son las mínimas que garantiza la Ley del Trabajo:

 

  1. Vacaciones pagadas de mínimo seis días al año. 
  2. Prima vacacional, es decir un bono de 25% del salario correspondiente a los días de vacaciones que le das. 
  3. Aguinaldo de 15 días, o su proporcional del año, pagado antes del 20 de diciembre
  4. Servicios de salud al registrarlos ante el IMSS.
  5. Utilidades siempre y cuando la empresa haya tenido ganancias durante el año fiscal anterior, pagaderas en abril. 
  6. Mínimo un día de descanso a la semana. 
  7. Prima de 25% de su salario si tienen que trabajar en domingo. 
  8. Licencia de maternidad pagada por tres meses para mujeres y cinco días para los hombres. 
  9. Periodo de lactancia de seis meses. 
  10. Licencia de adopción pagada de seis semanas para mujeres y cinco días para hombres. 
  11. Prima de antigüedad de 12 días de salario por cada año cumplido después de 15 años en una misma empresa. 

Todos estos egresos, que incluyen las cuotas patronales ante el IMSS, son deducibles de impuestos y pueden entrar como parte de tu estrategia fiscal para optimizar tus ingresos. 

Además, algunas empresas ofrecen prestaciones superiores a la ley, es decir que dentro del contrato de cada trabajador pueden agregar algunos bonos, como ampliar el tiempo de vacaciones, más días de aguinaldo o de licencia de maternidad y los famosos seguros de gastos médicos mayores, beneficios extras que también puedes deducir. 

Por ejemplo, en el caso de los seguros de gastos médicos mayores, se deduce directamente del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y  deberá ser brindado a todos los trabajadores por igual. 

Esta prestación es una de las más atractivas para los colaboradores, ya que pueden acceder a servicios médicos, ya sea de emergencia o programados, en centros de salud privados, descuentos en medicamentos y estudios clínicos. 

No olvides que la parte más importante de tu empresa es el talento, así que asegúrate de estar protegiendo de la mejor forma a tu equipo con una inversión en su seguridad física y psicológica, al mismo tiempo que disminuyes tu carga fiscal. 

Áreas que puedes automatizar dentro de tu empresa

Aligera la carga de tu equipo y automatiza procesos en algunas de las áreas operativas de tu empresa.  Todos los dueños de empresa quieren ver …

prepara tu cierre fiscal y empieza a explorar tu estrategia contable

Prepara tu cierre fiscal

Aunque la declaración anual para las empresas es hasta marzo, es buen momento para preparar tu cierre fiscal y adelantes para disfrutar del fin de …