INICIO DEL BLOG

Una operación que funciona sin necesidad de que su fundador trabaje día a día será beneficioso para tu tiempo, para tu equipo y hasta para, en el futuro, poder vender tu empresa.

Pregúntale a cualquier emprendedor y te dirá que su empresa es su hijo. Y no está equivocado, después de todo, una compañía es el producto de la planeación y trabajo diario de su fundador. 

Este proceso es enorme, desde imaginar la idea, encontrar la metodología ideal para ejecutar su visión, encontrar el financiamiento, crear su primer producto mínimo viable y abrir sus puertas, hasta el trabajo diario de la operación, gestión de talento, ventas e innovación. Es un trabajo arduo en el que se pierde el sueño y hasta el hambre. 

Sin embargo, una vez que una empresa arranca, estos mismos emprendedores cometen –casi siempre– el mismo error: no aprenden a delegar. Todos hemos escuchado sobre las cachuchas del emprendedor que en un mismo día es vendedor, diseñador, programador, director de recursos humanos y hasta el encargado del café y las galletas. Sí, todos hacen de todo porque así empezaron su empresa, haciendo un poco de todo. 

Pero llega un momento en el que, con un buen proceso de reclutamiento y procesos de inducción y capacitación adecuados, cada área de la empresa debería de funcionar correctamente sin el emprendedor sentado allí, operando al lado de todos sus colaboradores. 

Hay algunos emprendedores que, conscientes de esto, hasta contratan a un director general a quien le confían la estrategia y crecimiento de la empresa, mientras ellos se concentran en lo que pueden sumar más valor, ya sea ventas, innovación y desarrollo o hasta a contratar al personal. 

Rodearse de Profesionales Hace Mas Sencillo el Proceso

Conocer tus fortalezas y debilidades es básico para rodearte de los profesionales adecuados que te ayuden a cubrir esas áreas de oportunidad que tienes y para que te encaminen al crecimiento. Esto te ayudará a poder ‘dejar ir’ y delegar adecuadamente. 

Otra clave para tener una empresa que trabaja como una máquina bien aceitada es la construcción de procesos, que no solo te ayudarán a que todos hagan lo que deben de hacer al pie de la letra sino que podrás reducir la curva de aprendizaje de tus colaboradores nuevos. 

Y después de eso, podrás retirarte sin problemas. O no, dependiendo de tu plan de carrera y vida. Te recomendamos leer Built to sell, de John Warrillow, que tiene algunas ideas que te pueden ayudar a crear una compañía que no dependa completamente de ti. 

Áreas que puedes automatizar dentro de tu empresa

Aligera la carga de tu equipo y automatiza procesos en algunas de las áreas operativas de tu empresa.  Todos los dueños de empresa quieren ver …

prepara tu cierre fiscal y empieza a explorar tu estrategia contable

Prepara tu cierre fiscal

Aunque la declaración anual para las empresas es hasta marzo, es buen momento para preparar tu cierre fiscal y adelantes para disfrutar del fin de …