INICIO DEL BLOG

Aunque todos pagamos impuestos de una forma u otra, la mayoría no conoce para qué está destinado este dinero. Entérate de cómo trabaja ese dinero a tu favor.

Si eres un trabajador asalariado, tu patrón te retiene impuestos y lo paga a la autoridad fiscal, si eres el patrón, pagas los impuestos que retienes de tus empleados y los impuestos por tus servicios, si eres trabajador independiente, cada mes y cada año pagas los impuestos que te corresponen al emitir una factura electrónica. 

Pero no solo pagas impuestos así, todos los productos y servicios que consumes (con algunas excepciones como los alimentos para preparar y los medicamentos) también tienen un gravamen, lo que significa que, prácticamente todos pagamos impuestos, aunque sea a través de terceros.

Esto es una obligación que tienen todas las personas que ganan dinero, es decir, incrementan su patrimonio, en menor o mayor escala. Y antes de que te enojes, hay una razón para pagarlos.

Todos esos impuestos que se pagan caen en la misma bolsita: las arcas del gobierno. Este órgano es el encargado de hacer un presupuesto anual y destinar los fondos de esa recaudación para el servicio al propio país. Te explico con ejemplos:

Imagínate que tu casa se quema y llegan los bomberos. Tú no tienes que pagarle a los bomberos por apagar el incendio, ni por el agua que usaron o el uniforme que traían. La ambulancia que viene con ellos tampoco debería de cobrar y mucho menos, la policía que llegó a tomar tu declaración. Todo el equipo y sueldos se pagan de tus impuestos. 

De la misma forma pasa con los servicios públicos como la educación, la salud, el drenaje, la pavimentación, el alumbrado en las calles y tantas otras cosas que das por sentado pero que, en realidad, significan un gasto para el país. 

A mayor recaudación, más dinero se tiene para mejorar y mantener los servicios. Países como Inglaterra tienen una tasa muy alta de impuestos, que puede llegar hasta el 45% de los ingresos por persona, sin embargo, esto se ve reflejado en los servicios públicos que tienen, por ejemplo, el famoso Servicio Nacional de Salud (NHS), que atiende a todos los pacientes, sin importar su origen o su poder adquisitivo, con la más alta calidad, sin costo. 

Esto no significa que no puedas pagar vigilancia privada o complementar tu seguro social con un seguro de gastos médicos mayores. De hecho, este último y otras cosas pueden ser deducibles de impuestos ya que estás pagando algo que el gobierno tendría que darte, pero el servicio básico es responsabilidad gubernamental. 

Ese es el objetivo de los impuestos y esa es la razón de que el gobierno de cualquier país, siempre esté buscando nuevas formas para recaudar los impuestos de la forma más efectiva y sencilla. Ahora ya sabes que cada que haces tus declaraciones y pagas impuestos, estás aportando tu granito de arena para mejorar tu entorno. 

Áreas que puedes automatizar dentro de tu empresa

Aligera la carga de tu equipo y automatiza procesos en algunas de las áreas operativas de tu empresa.  Todos los dueños de empresa quieren ver …

prepara tu cierre fiscal y empieza a explorar tu estrategia contable

Prepara tu cierre fiscal

Aunque la declaración anual para las empresas es hasta marzo, es buen momento para preparar tu cierre fiscal y adelantes para disfrutar del fin de …