INICIO DEL BLOG

Sin duda, una empresa con un estado financiero sólido y fácil de entender, será un mejor candidato para obtener financiamiento.

Las instituciones financieras, ya sea la banca tradicional o la creciente ola de empresas fintech, tienen un objetivo claro: generar ingresos. Eso es indudable y por eso, al momento de prestar dinero a una persona o empresa, quieren estar seguros de que tendrán su dinero de vuelta, con intereses, en tiempo y forma.

Esta es la razón por la que, siempre que pides un financiamiento empresarial, uno de los requisitos clave que te pedirán será tu estado financiero de hasta cinco años, dependiendo del tiempo que tengas en operación y el tipo de crédito que solicitas. Para estas instituciones, todo se resume en qué tan bueno eres para generar dinero y qué tan buen pagador eres.

Sin necesidad de consultar a organizaciones como Buró de crédito, un banco o fintech puede analizar tus ingresos, egresos, cumplimiento de obligaciones, nivel de endeudamiento y capacidad de pago con este documento. Tu estado financiero es una radiografía que expone la salud de las finanzas de tu empresa.

¿Cómo debes de presentar un estado financiero  para obtener financiamiento?

Estos documentos se preparan durante todo el año para que, al finalizar el ejercicio contable, es decir, del 1 de enero al 31 de diciembre, toda la información de tu empresa esté reflejada allí. Los básicos son:

  • Balance general. Incluye la información básica de tu empresa como capital inicial, activos, pasivos, saldos, cuentas por cobrar y pagar, intangibles, obligaciones fiscales y financieras, patrimonio y utilidades. Es, a golpe de vista, el resumen de tu trabajo de todo el año, en números. Cuánto invertiste, cuánto tienes, cuánto debes y cuánto te deben.
  • Estado de resultados. Este puede ser en ganancias o pérdidas, dependiendo del estado de tu empresa, e incluye a detalle las ventas, ingresos brutos, pago de obligaciones, egresos en general e utilidades finales.

Además, si eres parte de una sociedad, será importante generar estados patrimoniales en los que se muestran las aportaciones de los socios, el patrimonio de la empresa, su valuación, el balance general entre activos y pasivos y hasta el nivel de apalancamiento (deudas) que tiene la empresa.

La idea es que si una persona lee estos documentos, tenga claro el valor de tu empresa y, como resultado, puedas ser más atractivo para las instituciones financieras. Pero no solo eso, sino que mantener un estado financiero al día te ayudará a tomar decisiones de crecimiento, desarrollo y hasta contracción del negocio, crear una estrategia para el siguiente año, conocer tu rentabilidad, tu liquidez y asegurarte de que tus obligaciones fiscales están cumplidas.

Áreas que puedes automatizar dentro de tu empresa

Aligera la carga de tu equipo y automatiza procesos en algunas de las áreas operativas de tu empresa.  Todos los dueños de empresa quieren ver …

prepara tu cierre fiscal y empieza a explorar tu estrategia contable

Prepara tu cierre fiscal

Aunque la declaración anual para las empresas es hasta marzo, es buen momento para preparar tu cierre fiscal y adelantes para disfrutar del fin de …